Soldadura automática

Soldadura automática

El sistema de soldadura automática permite obtener aplicaciones de soldadura de alto rendimiento automatizado y de gran volumen gracias a la velocidad de corte o deposición del metal. En la industria se utilizan para la producción de piezas de un tamaño mediano y alto, superior casi siempre a los 5 milímetros, en donde el resultado esperado aporte seguridad. Algunos ejemplos de uso son para vigas y perfiles estructurales, estanques, cilindros de gas, bases de máquinas, fabricación de barcos, etc. En la mayoría de los casos, cuando hablamos de trabajar en un sistema de soldadura automática lo hacemos para obtener piezas de forma circular.

Dentro de la tecnología de soldadura automática podemos distinguir distintos equipos diferenciados que emplean esta tecnología: soldadura orbital, arco sumergido, viradores, posicionadores o carro. En la soldadura orbital un alambre desnudo es alimentado hacia la pieza. El arco se mantiene sumergido en una masa de fundente que se desplaza delante del electrodo y, por tanto, el arco resulta invisible. En el caso del arco sumergido, como su nombre indica, el arco eléctrico permanece sumergido y, por tanto, no se ve quemándose. Tanto el arco eléctrico como el baño de fusión están cubiertos por un polvo granulado, que sirve para proteger la zona de soldadura frente a la influencia de la atmósfera.

Los viradores son otro tipo de equipos englobados en la soldadura automática. En este caso, están compuestos por una unidad motriz, una loca y control con mando electrónico. Se usa en diferentes aplicaciones, estando siempre en juego la manipulación de piezas cilíndricas. Un cuarto tipo de equipos son los posicionadores, que permiten el giro y volteo con regulación electrónica. Por último, los carros, buen sobre raíles rígidos y flexibles, que ofrecen un sistema de trabajo automatizado y de alta precisión, o los carros con ruedas, para trabajos de soldadura continua o con oscilación para necesidades horizontales.

please wait...